Jordania, un país abierto al viajero

La Agencia mayorista Sama Travel te da la oportunidad de conocer todos los encantos del país de Oriente Medio en un viaje conjunto con Estambul.

AUTOR

TIEMPO DE LECTURA

3 min

29/04/2019 19:00

La agencia mayorista Sama Travel, que lleva desde 2007 en España organizando el viaje perfecto, oferta para los próximos meses, con salidas el 4 de mayo, 1 de junio, 13 de julio, 17 de agosto, 19 de octubre y 9 de noviembre un paquete que incluye las visitas de Petra, el Mar Muerto, el Monte Nebo, Madaba, el desierto de Wadi Rum, el castillo de Ajloun, Jerash y Amman, acompañadas de la fascinante ciudad de Estambul, capital de Turquía.

Jordania, cruce de caminos en Oriente Medio, es una tierra repleta de variados tesoros para el turista. Con una historia ancestral, en ella se conjuga un vasto patrimonio cultural y artístico con lugares de referencias bíblicas, paisajes espectaculares de desierto, afables pueblos y la hospitalidad de su gente, acostumbrada desde la antigüedad a recibir viajeros.

Su capital, Amman, levantada sobre siete colinas, es una urbe fascinante llena de contrastes. En ella se puede disfrutar de la Ciudadela, el mejor mirador de la ciudad, o de reliquias como el Teatro Romano o el Templo de Hércules, antítesis de los vanguardistas edificios que también la pueblan. Imprescindible también es una visita a sus zocos, que rezuman el exotismo típico de los países de Oriente Medio, y pasear por el Downtown, con calles abarrotadas de gente y una sorprendente colección de arte urbano en sus fachadas.

Cerca de Amman se encuentran dos impresionantes muestras del patrimonio del país. Por un lado, el Castillo de Ajloun, fortaleza de la época de los cruzados situada en lo alto de la montaña que ofrece unas maravillosas vistas panorámicas; por otro, Jerash, la antigua ciudad de la Decápolis, que aún conserva importantes vestigios como el Arco del Triunfo, la Plaza Ovalada, el Cardo, la Columnata, el Templo de Afrodita o el Teatro Romano.

Al oeste, limítrofe con Israel, se ubica el Mar Muerto, el punto más bajo de la tierra, a 400 metros bajo el nivel del mar, un lugar perfecto para disfrutar y relajarse flotando en sus aguas, con fuertes propiedades curativas debido a su alta salinidad y la abundancia de minerales, o dándose un baño de barro. Además, alrededor de él, se sitúan lujosos resorts para vivir un descanso completo.

Jordania es también tierra de peregrinación por los numerosos lugares sagrados que en ella hay. Las mayores atracciones son el Monte Nebo que, según cuenta la tradición judía, fue el último lugar visitado por Moisés y desde el cual pudo ver la Tierra Prometida de Canaán; y Betania, un enclave arqueológico a orillas del río Jordán, que se considera el punto exacto donde se bautizó Jesucristo.

Al sur del país, el desierto de Wadi Rum se extiende imponente hasta donde alcanza la vista. Siguiendo los pasos de Lawrence de Arabia, el viajero puede recorrer sus impresionantes dunas en un todoterreno o a lomos de un camello, contemplarlas emerger de la oscuridad desde un globo en un inolvidable amanecer y hasta pasar la noche en un campamento beduino bajo un increíble cielo estrellado.

Y cómo no, la joya del país. Petra, la ‘ciudad rosa’, antigua capital del reino nabateo, fundada en el siglo VI a.C. La Octava Maravilla del Mundo Antiguo es un laberíntico paisaje de tumbas y fachadas esculpidas en piedra, que tienen su mayor exponente en la célebre puerta labrada ‘El Tesoro’, símbolo de Jordania, a la que se llega tras recorrer 1 kilómetro a pie, en burro o en dromedario por el estrecho desfiladero del Siq.

Todo ello, junto a la fascinante ciudad de Estambul, la puerta entre Oriente y Occidente, se puede visitar gracias a Sama Travel, agencia especializada en ‘Asia, África y Oriente Medio’. Conocer dos lugares tan apasionantes como Jordania y la ciudad de Estambul nunca había estado tan al alcance de la mano.

Noticias relacionadas